Vivir en tiempos revueltos

Pistoletazo de salida para el nuevo curso escolar, vuelta al trabajo para quienes tienen la suerte de poder hacerlo, la billetera más flaca por las subidas del IVA e impuestos y el ánimo en estado desasosegante tirando a depresivo , salvo los millonarios y los optimistas sin motivo tipo Zapatero.

No es una visisón pesimista es que hay 38.179 parados más según datos del Ministerio de Economía y a uno se le esta quedando la cara colorada de recibir tantas tortas y escuchar  explicaciones torticeras de nuestros políticos tipo ” si bien es cierto que el dato es malo, debe ponerse en valor que se trata del menor incremento registrado en agosto desde 2006″ y lo firma en nota de prensa ( supongo que es imposible contarlo de viva voz sin ruborizarse) Engracia Hidalgo, secretaria de Estado de economía. Es decir que seguimos cayendo por el precipicio pero a menos velocidad. Un consuelo.

Lo que más me repatea es la utilización constante de la estadística para explicar realidades complejas o sencillas y si los periodistas tenemos una querencia enfermiza por los porcentajes, no digamos nada la clase política.

Si tratamos de ver una salida en el horizonte, no tenemos muchas opciones. Seguimos más pendientes de si el “puticlub”  ( en  acertada definición del presidente de las cajas vascas, Mario Fernández) de Eurovegas se ubica en Alcorcón o en el quinto pino; si un millonario con modales de preadolescente llamado Cristiano Ronaldo sigue enfurruñado porque alguien no le quiere, o donde será en la próximo asalto de los gordillo´s boys.

Lo cierto es que para olvidarnos un rato de la situación vamos tener en las  próximas semanas entretenimiento con las elecciones de Cataluña, Galicia y el País Vasco y no digo nada con el culebrón de los rescates autonómicos, estatales y si se descuidan hasta europeos.¡ Que venga el séptimo de caballería ya!

Sin embargo, hay estos días un evento que le cura a uno las depresiones  de cuajo y son los Juegos Paralímpicos. Observar a ciegos jugar al fútbol ( toma nota CR7),  competir a nadadores sin brazos, correr a atletas sin piernas o a un arquero manco, le dejan a uno sin argumentos de queja. Los sicólogos deberían utilizarlo como terapia con sus pacientes.

A mi vecina Saray no le vale este ejemplo. Esta desconsolada porque TVE retira de su programación “Amar en tiempos revueltos“, aunque  le digo que a mi me gustaría más  una serie didáctica sobre como sobrevivir en estos tiempos revueltos. A ver si cuela…

Esta entrada fue publicada en Miradas inquietas y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s