“Mientras mueres”, historia de una redención sangrienta

Poco antes de terminar Mientras mueres de Javier Hernández-Velázquez (Santa Cruz de Tenerife,1968) viví, al presenciar el clásico entre el Real Madrid y el Barça, un nuevo episodio de lo que se denomina en términos futbolísticos como zona Cesarini. A saber: que algunos encuentros se resuelven en los últimos minutos del partido, cosa que sabe muy bien el fiero defensa merengue Sergio Ramos, experto en meter goles rondando el minuto 90,  pero que en esta ocasión lo protagonizó un artista del balón apellidado Messi. No se si Javier Hernández-Velázquez se inclina por un color u otro, pero me viene a cuento porque su trepidante novela esta trufada de violencia, personajes ligados al balompié y un protagonista, Thomas Vettel, que pasó de vestir calzón corto en los campos de fútbol -incluido el CD Tenerife-, a sembrar la muerte por encargo allá donde le requieren. Sólo que esta ocasión el protagonista tiene un motivo inaplazable, liberar a su pequeña hija secuestrada por una banda de mafiosos con conexiones en Alemania, Turquía y Tenerife.

Aunque me hubiera gustado ver más desarrollada en la trama su visión de unas Islas Canarias conquistadas por Marruecos, como recoge la ficción, el relato no deja de ser un camino sangriento de redención del protagonista que busca ajustar cuentas con su pasado mientras busca a su pequeña.

En la novela de Javier Hernández-Velázquez se navega por la calles de Berlín o  Mönchengladbach con la  fluidez de quien las conoce al dedillo, al igual que en una Estambul llena de recovecos donde la muerte espera agazapada. Hay en la novela además, numerosas referencia futbolísticas de un equipo el Borussia de Mönchengladbach que conoció tiempos de gloria con los Gunter Netzer, Bertie Vogts o Jupp Heynkes en los 70, uno de los míticos equipos alemanes, junto al Bayern de Munich, que los niños de entonces admirábamos y temíamos a partes iguales.

Mientras mueres supone un nuevo giro en  la escritura de Javier Hernández-Velázquez, con una trayectoria reconocida con varios premios como el Wilkie Collins 2014 y cuya pasión por el género negro queda bien reflejado en su trabajo como comisario (sin pistola) del prestigioso Tenerife Noir. Festival Atlántico del Género Negro.

Si se atreven a caminar junto a Thomas Vettel, disfrutarán  de un thriller que les dejará sin aliento.

 

Publicado en Lecturas | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Ya no quedan junglas adonde regresar, el dulce sabor de la venganza

La primera novela del periodista y escritor Carlos Augusto Casas (Madrid,1971) produce vértigo, vértigo lector, eso sí, porque no puedes dejar de leer.  Los protagonistas de Ya no quedan junglas adonde regresar no figuran entre los habituales de la novela negra, son un jubileta falto de cariño que se consuela con una charla semanal con una prostituta de la calle Montera; una inspectora de policía que empina el codo; un grupo de abogados sin escrúpulos que pagarán por una crimen y un par de matones de muy distinta naturaleza, amén de un reparto de secundarios perfilados con la maestría de quien conoce la calle y sus moradores, gracias a su oficio de periodista.

Decía Balzac que “en la venganza el más débil es siempre el más feroz” y en la novela de Carlos Augusto Casas se cumple esta reflexión porque su protagonista, “El gentleman” es un viejo que decide tomarse la justicia por su mano y hacer pagar a quienes  arrebataron la vida a Olga, la joven prostituta con quien compartía semanalmente una hora de fantasía sin sexo, la compañía de una mujer que le hacía sentirse vivo.

Quienes pasean  por la Gran Vía de Madrid saben que una de las calles adyacentes, la calle Montera, lleva desde hace muchos años asociada a la prostitución callejera más descarnada y por ella, por pensiones que huelen a rancio y humedad y bares de barrio poblados de jubilados aburridos de su vida discurre buena parte de la novela.

Ya no quedan junglas adonde regresar obtuvo el VI Premio Wilkie Collins de Novela Negra que el autor  recogió en el transcurso del Festival Tenerife Noir celebrado recientemente en Santa Cruz de Tenerife y es sin duda un reconocimiento a la altura de un relato que deja una sonrisa entre sus lectores, porque ¿quién no ha soñado alguna vez con una venganza asesina?

Publicado en Lecturas | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

El bouquet del miedo, muerte entre las viñas

¿Un cocinero que escribe novela negra?  Para algunos lectores esta circunstancia puede ser motivo de recelo, pero concurren varios hechos a tener en cuenta. Primero que Xabier Gutiérrez no es un cocinillas cualquiera, lleva 25 años ejerciendo su profesión en el prestigioso restaurante Arzak. Segundo que no es un novato en esto de la escritura, tiene una veintena de libros de gastronomía publicados, y esta no es su primera incursión en la literatura porque El bouquet del miedo es la segunda entrega de una tetralogía que tiene al subcomisario  de la policía vasca Vicente Parra por protagonista, encargado en esta ocasión de desentrañar el asesinato de la enóloga Esperanza Moreno. Y por último que es psicólogo lo que le permite hacer una descripción cabal de sus personajes.

Con este bagaje Xabier Gutierrez nos ofrece una novela donde prima el desarrollo de los protagonistas, perfectamente dibujados, bien sea un cocinero estrella de la televisión, una familia propietaria de una prestigiosa bodega riojana, o un policía con cierto aire al comisario Brunetti.

Más allá de la trama de la novela que mueve la narración hasta sus últimas páginas, El bouquet del miedo, es una gozada porque nos conduce por una ciudad, Donostia, que palpamos en la novela, o asistimos una vendimia en la localidad alavesa de Laguardia. No faltan aunque sin abrumar los apuntes culinarios, no crean que hay en libro un compendio de recetas, pero la gastronomía, donde Xabier Gutierrez se siente cómodo, es parte importante de la narración.

El bouquet del miedo es una novela entretenida, divertida, perfectamente documentada, donde se sufre lo justo por la trama y se goza leyendo sobre los paisajes y los paisanajes que diría Unamuno. Resulta ideal hacerlo acompañado de una copa de buen rioja. Si además, como en mi caso, tienen a mano un corquete entre los objetos que heredó de su familia, se les dibujará una sonrisa cómplice a medida que transcurra la lectura de la novela.

A la vuelta del verano nos espera un nuevo caso del subcomisario Vicente Parra que deberá resolver el asesinato de un crítico gastronómico. Debe ser uno de los karmas soñados por los grandes chefs, ¿no creen? Esperamos impacientes.

Publicado en Lecturas | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

“La fractura”, un caleidoscopio de Occidente (1918-1938)

Contar la Historia, con mayúsculas, del período de entreguerras (1918-1938) puede hacerse de una manera sesuda, documentada, académica, y por supuesto con diferentes enfoques. El periodista, escritor y traductor alemán Philipp Blom (Hamburgo 1970) aborda este período en un ensayo que lleva por título La fractura, publicado por Anagrama y constituye un relato ameno y sorprendente que descansa en un conjunto de micro historias, con minúscula, que engarzan hechos acontecidos a ambos lados del Atlántico en campos tan variados como la música popular, las secuelas de la Primera Guerra Mundial, episodios de la guerra civil rusa, los descubrimientos astronómicos de aquel período o la crisis económica, política y social que abocaron a la 2ª Guerra Mundial.

Philipp Blom nos introduce en  su relato de una manera sorprendente, con la grabación que la cantante Mamie Smith  hizo de la canción Crazy Blues en agosto de 1920, cuyo éxito hizo que el blues y el jazz rompieran barreras culturales y fueran aceptados: ” la voz de los de abajo llegó a los salones de las clases media y alta y fueron los jóvenes en particular quienes sintieron que también se hablaba de ellos”.

Las terribles secuelas de la Gran Guerra, los miles de heridos y lisiados que dejó en Europa  el conflicto, personalizado en quienes padecieron “neurosis de guerra”, es el inicio  del recorrido histórico que plasma Blom en su obra, pero salta de hechos históricos a historias menudas protagonizadas por agentes que tuvieron influencia en aquellos años. Desde personajes como Gabrielle D’ Annunzio, Mussolini o Hitler; las revueltas antirracistas ante el auge del Ku Klus Klan,  la implantación de la Ley Seca en Estados Unidos o  la Guerra Civil Española.

La cultura y algunos nombres propios también abundan en este ensayo: los artistas del parisino Montmartre, del Berlín del Bahuaus;  Scott y Zelda Fitzgerald, Hemingway, Dos Passos, Picasso, Fritz Lang y su obra Metrópolis, la debutante Marlene Dietrich en el Ángel Azul, André Bretón y los surrealistas, por mencionar algunos. Conmueve el relato, en el  epílogo, dedicado a la grabación del concierto que la Filarmónica de Viena hizo en enero de 1938 de la novena sinfonía de Gutav Malher, dirigida por su discípulo Bruno Walter, cuando el compositor, ya fallecido en aquella fecha, era considerado “un producto de la decadencia judía”. El régimen de Hitler se anexionaría Austria pocas semanas después, la Segunda Guerra Mundial estaba a la vuelta de la esquina.

La fractura concluye con una reflexión del autor sobre aspectos del período recorrido en el libro y la tentación de hacer paralelismos con la actualidad que califica de “muchas veces engañosos”; mientras en el análisis que llega hasta nuestros días, estima que “a finales de los años 70 y en los 80 es cuando  se empezaron a gestionarse nuestras sociedades como si fueran empresas y  en Occidente la idea de mercado pasó a ser la causa ideológica de muchos”. En esas estamos.

 

 

Publicado en Lecturas | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Xabier Gutiérrez: “El lado lúdico de las novelas es muy importante, igual que en la cocina”

 

Xabier Gutiérrez

Xabier Gutiérrez es un donostiarra de la cosecha del 60. Cocinero, psicólogo, cineasta y escritor, dirige desde hace 25 años el departamento de innovación del restaurante Arzak. Es el guardián del laboratorio donde se diseñan platos y experimentan nuevas creaciones, pero acaba de adentrarse en la escritura de novelas que los expertos han definido como noir gastronómico.Tiene publicados dos volúmenes (El aroma del crimen y El bouquet del miedo) que forman parte de una tetralogía. Xabier Gutiérrez imparte  hoy un taller culinario en el Hotel Escuela de Santa Cruz de Tenerife junto a la escritora Yanet Acosta dentro del Festival Tenerife Noir. Habrá gastronomía y buena literatura.

¿Qué le impulsó a escribir literatura, usted que tiene publicanos numerosos libros de gastronomía algunos de los cuales han conseguido premios nacionales e internacionales?

Yo siempre he escrito, esto era una vuelta de tuerca más. Estaba un poco cansado de escribir libros de gastronomía donde se habla casi más de la estética que del contenido y me dije, tengo que contar cosas desde dentro. En los periódicos dicen que yo he inventado esto, pero no, el noir gastronómico ya estaba… Lo que si he hecho quizá algo distinto es escribirlo desde dentro, que no es lo mismo que escribir una historia en la cual tu te tienes que documentar, esto es algo más rico y yo me encontrado muy a gusto. Soy muy fan, no creas que sólo de la novela negra, no me vuelve loco, me gusta más el suspense, me gusta más el terror, y ese es el mix que hago, y partiendo de eso un día me pregunté ¿seré capaz de hacer una novela? Y no sólo fui capaz sino que llevo ya escritas cuatro (dos publicadas) con ese personaje que es un ertzaina. ¿Novela negra? bueno llámalo noir gastronómico (ríe).

¿Dónde pone el acento en sus novelas, en los personajes, la trama…?

Hay de todo. A mi el tema gastronómico me gusta mucho y me sirve para estar tranquilo escribiendo y relatando, pero a partir de ahí, lo que más me interesa es el personaje y el interior del personaje y aquí me sale el alma de psicólogo y lo que me interesa del personaje es destriparlo, hacerlo sufrir, gozar y llegar a lo más profundo de lo que pueda llegar a dar ese personaje, pero es el suspense y la trama de los personajes lo que más me gusta reflejar.

Es Vd. vasco y vive en San Sebastián, ¿cómo le influye en la escritura?

Me influye la lluvia, el color gris, los personajes que no son nada exteriores, que son muy interiores, es donde estoy más a gusto porque es algo que he vivido y algo que me gusta explicar y con lo que me gusta jugar. El lado lúdico de las novelas para mi es muy importante igual que en la cocina, lo que pretendo es divertir, entretener, reflexionar a veces, lo mismo que hago con los platos, en este terreno es muy parecido.

Un alquimista de la cocina como Vd. habrá pensado en una poción para cometer un asesinato en sus novelas…

(Ríe…) Bueno en el próximo volumen de la tetralogía que se titula Sabor crítico y lo primero que ocurre es el asesinato de un crítico gastronómico. En realidad es una reflexión sobre la violencia en general que hago con cinco personajes, los amigos del fallecido y a través de ellos construyo la historia.
¿Cuáles son sus lecturas favoritas de genero negro?

Soy clásico, desde las novelas de Raymond Chandler hasta las de Ignacio del Valle que estoy leyendo ahora, pasando por Michael Crichton, y de novelistas que también utilizan la aventura para que el relato no sea soporífero. Nos encontramos en un momento en el que es necesario reivindicar la lectura a todos los niveles porque ves ahora a los chavales que vienen detrás de nosotros que no leen ni los prospectos del dentífrico no vaya a ser que sea venenoso. Ellos te dicen que sí leen, pero solo lo que interesa mucho. La lectura ofrece uno de los desarrollos más importantes de imaginación e innovación que hay, es decir con sencillas letras se formas frases y expresan ideas. Hay que reivindicar lecturas que hagan disfrutar, que el lector se lo pase bien.

Aunque conoce Canarias desde hace muchos años, es la primer vez que visita Tenerife, ¿qué le atrae de la gastronomía de las islas?

Ya hace muchos años, nos inspiramos en los mojos para desarrollar ideas, o en las papas arrugadas que son de una sencillez enorme pero maravillosas. Allá por donde vamos nos fijamos en muchas cosas, aquí también en pescados que no tenemos en el norte como la vieja, el cherne, o delicias como el sancocho, el almogrote… nosotros luego lo estudiamos y puede que nos sirva para el restaurante.

Publicado en Gastronomía, Lecturas | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Alexis Ravelo,un paseo por el amor y la muerte en La Palma

alexisSin aliento. Así recorre el lector las poco más de 300 páginas de la nueva novela del escritor gran canario Alexis Ravelo que lleva por título Los milagros prohibidos y publica ediciones Siruela.

El estallido de la Guerra Civil Española provocó además de una subversión del orden democrático legalmente establecido, que las más bajas pasiones dieran rienda suelta agazapadas bajo la presunta defensa de valores de uno u otro bando. La  historia que cuenta Alexis Ravelo es algo más pero la trama narra la persecución inmisericorde de un fascista, Floro el Hurón, para dar caza a un hombre de bien, el maestro Agustín  Santos, fiel a la República, de cuya mujer, Emilia, estuvo enamorado pero fue rechazado.

fullsizeoutput_176f

El Paso, La Palma

La isla bonita, La Palma, se convierte en el relato  de Ravelo en el escenario del drama, de norte a sur y de este a oeste, con sus barrancos, cuevas, la caldera de Taburiente, la espesura de sus bosques y su flora, con unas descripciones propias de quien conoce bien el lugar donde se sitúan hechos. Apenas un puñado de protagonistas recorren la novela, pero Ravelo construye unos personajes tan verosímiles que es bueno que al final del libro advierta que los protagonistas no están basados en personajes reales. Lo parece, porque en realidad el autor se inspiró en lo sucedido durante la Semana Roja de La Palma, nada más producirse el golpe de estado del general Franco.

Si abordan Los milagros prohibidos van a disfrutar de una vertiginosa  historia donde el amor, la lealtad, la traición y la violencia se funden en un paisaje que tuvo a Los Alzados de La Palma como protagonistas de un episodio histórico que no debemos olvidar. La novela de Alexis Ravelo quedará, también, como uno de los hitos de este homenaje. Es lo que tiene la buena literatura.

 

 

Publicado en Lecturas | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Antes de “Patria” de Aramburu y “La carta” de Guerra Garrido

9788490663196Me comentaba hace poco el hijo de una víctima de ETA  que había comprado la novela “Patria” de Fernando Aramburu, pero que no la había abierto, “me da mucha pereza meterme en historias de ETA” dijo un tanto apesadumbrado. Le comenté que curiosamente a mi me ocurría la mismo. Tengo la novela desde hace un mes sobre mi mesa, pero me produce cierto vértigo revivir, aunque sea de forma novelada, historias que me suenan demasiado.  Y que conste que Fernando Aramburu no me es extraño, he leído varias de  sus obras, salvo las que tienen al terrorismo por tema central. Me gustaron mucho “Las letras entornadas” y “Ávidas pretensiones”.

Hace años, en la librería Lagun de San Sebastián, a quienes  los amigos de las pistolas dedicaron tiempo y saña en convertirla en un referente de resistencia civil y cultural a la intolerancia más execrable, el escritor Raúl Guerra Garrido que sabe muy bien qué es vivir muchos años con escolta, me regaló uno de sus libros “La carta” del que apenas pude leer las dos primeras páginas. Tenía, por desgracia, de sobra con los secuestros, atentados y extorsiones reales de la banda terrorista, de los que tenía que informar a diario.

Supuse que la distancia física de los escenarios de la violencia terrorista me facilitaría poder echar una mirada más relajada a sucesos, situaciones y personas con las que tuve que convivir, pero lo cierto es que la memoria, que habitualmente es generosa para dejar de recordar lo desagradable de la vida, resulta demasiado reiterativa a la hora de repasar unas vivencias que marcaron a quienes vivieron en el Pais Vasco y en el resto de España la locura asesina de ETA.

9788420661179Probablemente, si preguntas a los jóvenes de este país  sobre el terrorismo te hablen del ISIS, y ETA les sonará a algo lejano, aunque pisen las calles que hasta no hace mucho fueron escenario de tragedias, con nombres y apellidos. Por eso es bueno que se construya un relato veraz y se publiquen novelas donde se deje constancia de lo sucedido, no vaya a ser que la historia se repita de una forma u otra. Fernando Aramburu narra sus historias con conocimiento de causa, desde la distancia física que supone residir desde hace décadas en Alemania. Raúl Guerra Garrido lo hace desde dentro, pateando las calles de la ciudad (San Sebastián) donde ha participado de la rebelión cívica y pacífica contra la violencia asesina.

Tengo deudas con ambos escritores, y las deudas se pagan… en este caso con la lectura.

Publicado en Miradas inquietas | Etiquetado , , , , , , , | 2 comentarios