Impasible el alemán

fullsizeoutput_1585A principio de los años 70 cuando en España los medios de comunicación ocultaban por imperativo legal  la realidad de un país  gris y empobrecido, la actualidad internacional ocupaba muchas páginas de los diarios y decenas de horas de radio y televisión (la única). Fue entonces cuando recibimos un master sobre Chipre, isla que pocos españoles habían visitado entonces, pero de plena actualidad por las graves disputas y amenaza de guerra alentada por Grecia y Turquía.

El arzobispo ortodoxo Makarios, presidente de Chipre tras su independencia, con su atuendo negro y cerrada barba se convirtió en un habitual de los telediarios, portadas de prensa de la época y era citado en las conversaciones de sobremesa. No hubo guerra aunque la isla quedó partida en dos y nos olvidamos de Chipre, como de tantas cosas. Tan sólo su participación en Eurovisión  o cuando los biógrafos del cantante británico George Michael recordaban su origen paterno, volvíamos a recordar la isla mediterránea.

Y hete aquí que ahora estamos inmersos en la crisis de Chipre, viendo cómo se las gastan los de la troika, la Comisión Europea, el presidente del Eurogrupo, y el gobierno de turno que han dispuesto para empezar, un corralito de agárrate y no te menees, y el anuncio a bombo y platillo  de que quienes tengan dinero en cuentas de los bancos, van a saber lo que es una mordida de las buenas, para hacer frente al desaguisado financiero, que a buen seguro  habrán propiciado sobre todo ahorradores y depositarios. Café para todos.

Y como aviso a navegantes, a nuestros representantes europeos les ha gustado la solución de la “quita ” bancaria. La UE defiende en el borrador de una nueva normativa que los depósitos de más de 100.000 ayuden a reflotar bancos. Así, a pelo.

Los vendedores de colchones con doble fondo, huchas blindadas, cajas de seguridad caseras y artefactos similares se frotan las manos ante el anuncio. Volvemos a vieja la tradición tan española tan arraigada en tiempos de penuria de guardar las perras bajo el colchón. Y para esto estamos en Europa…

Hasta el más despistado sabe que tras estas directrices y modos de actuar se parapeta, también, la todopoderosa economía alemana, con Ángela Merkel a la cabeza, dispuesta a no perdonar ni uno de los euros germanos invertidos en los países del sur.

No se por qué me  viene a la cabeza una expresión del Cara al sol que tanto se cantó en al régimen de Franco y que decía” …impasible el ademán” , término que no comprendíamos entonces  y  transformábamos en” impasible el alemán“, también carente de sentido en la canción pero que chirriaba menos en nuestras cabezas. Quizá porque entre la dictadura de los mercados y las posiciones intransigentes alentadas por el desgobierno europeo, me producen un déjà vu que creí abandonado hace ya unas cuantas décadas. Veremos en que acaba la cuestión.

Esta entrada fue publicada en Miradas inquietas y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s