Los delincuentes

marihuana-640x450           Una de las canciones más recordadas del mítico primer álbum del grupo Veneno lleva por título “Los delincuentes” y comienza con el ritmo de una guitarra flamenca y  un verso que dice “Me junto con toda clase de delincuentes, a veces comen frío y otras caliente…”

No sé por qué me ha venido a la cabeza esta canción al leer la noticia de que una concejal del municipio leonés de Campazas había sido detenida junto a su pareja, también edil  pero en otro ayuntamiento cercano, cuando transportaban en su vehículo un kilo de marihuana y diversos artilugios para su manipulación y pesaje, según el atestado de la guardia civil. Hasta ahí todo normal: la vida rural en un pueblo perdido de León debe ser un coñazo de agárrate y no te menees y qué mejor que hacer unos business con un kilito de maría para pasar a los colegas y de paso sacarse unas perras que está la cosa “mú achuchá, por mucho que el Banco de España diga que estamos saliendo de la crisis. ¡Qué mejor que unos brotes verdes…de marihuana! pensarían los ediles, ambos por cierto del PP, formación que  les ha exigido que entreguen sus actas de concejal además de abrirles un expediente disciplinario que acabará en expulsión en el caso de ser condenados.

Hasta aquí la crónica de unos presuntos delincuentes, eso sí, pillados con las manos en masa. Pero lo desopilante del caso, y no hace falta fumarse un peta, es que la concejal que lleva por nombre Beatriz Rodríguez ha decidido dimitir como edil de municipio pero…sin entregar el acta y  evitar así que la alcaldía de Campazas (151 habitantes según el censo) pase a manos del PSOE. Encomiable la perspicacia estratégica de la presunta delincuente por no perjudicar a su partido, ¡Qué ejemplo de generosidad  política en la adversidad!

En fin, hace falta tener más morro que un oso hormiguero para que te pillen con  un kilo de marihuana junto a tu pareja, de nombre por cierto, José Antonio Gallego, y pretender hacer un favor al partido  que representas y que a buen seguro estará encantado con tus actividades extra-municipales. Es un ejemplo más de la bajeza moral que envuelve a esta sociedad desnortada de principios y que tiene  entre sus representantes políticos a personajes impresentables incluso en una perdida aldea leonesa.

Acaba la canción de Veneno con un verso  que dice “Te quiero conquistar con el suave viento, gratis y fresco de mi abanico de cristal…” Es lo que necesitamos: viento fresco, porque si no este país acabará apestando.

 

Esta entrada fue publicada en Miradas inquietas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s