La caridad y la peste

caritas    Cada vez que Cáritas da a conocer su balance anual y acaba de hacerlo con el correspondiente al 2013  me llevo un sofoco, posiblemente el que no se dan algunos de los culpables del desastre en el nos manejamos. Por dar un titular, recogido en los medios, que por cierto no van a llevar a sus portadas, la organización asegura en su memoria que “las personas atendidas en España en el 2013 han sido de 2,5 millones, 600.000 más que el año anterior”, es decir que subimos en el número de pobres, salvo que quien tenga agallas para acudir a la organización pida ayuda para el aperitivo de los domingos., que es lo que pensarán algunos.

El ministro Montoro ya dijo en marzo de este año que las cifras de Cáritas no son reales “porque se basan en estadísticas que mezclan conceptos”, pero eso sí, tenemos entonces que creernos las estadísticas de su ministerio cuando hablan de crecimiento económico, sin que al parecer se mezclen conceptos como que la distribución de la riqueza no es igual para todos. Otro lumbreras en esto de la empresa y la economía, el presidente de la CEOE, Juan Rosell Trashorras, aseguró hace unos meses que los sueldos no habían bajado en España , y se quedó tan pancho. Hoy mismo la Organización Internacional de Trabajo (OIT) ha reclamado “que los sueldos vuelvan a subir en España”, con el argumento de que “nuevos recortes salariales socavarían la demanda interna por encima de cualquier beneficio que pudiese surgir en términos de aumento de las exportaciones”. Es decir que ni activamos el consumo ni logramos beneficios en la exportación, para mear y no echar gota.

Que los sueldos han bajado a límites bochornosos lo sabe cualquiera que todavía tenga la suerte de cobrar una nómina, o quien intente acceder a un trabajo. Hay ofertas de empleo con su correspondiente sueldo que más bien parecen dádivas propias del ejercicio de la caridad, seguro que ustedes conocen más de un caso y más de dos.

Uno no sabe que es peor si la caridad, o la peste de quienes quieren convencernos que esto va mejor. Ahora que se cumplen los 150 años del nacimiento de Miguel de Unamuno (a buen seguro que no dejaría títere con cabeza de vivir en estos tiempos), recogemos a modo de respetuoso homenaje una de sus frases: “A un pueblo no se le convence sino de aquello de que quiere convencerse”. Pues eso, tomemos nota.

Jorge Drexler nos cuenta y canta que todo se transforma.

 

 

Esta entrada fue publicada en Miradas inquietas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s