*Sobredosis de amor

Piedra Jurada es un vino blanco seco criado sobre lías de la variedad Albillo Criollo plantada en parcelas de una pequeña bodega familiar en La Palma, llamada S.A.T.Bodegas Perdomo.

fb_img_1479701714192

Foto : Tato Gonçalves

Con las viñas propias en altura, situadas a unos 1.200 metros sobre el nivel del mar, donde las uvas maduran lentamente por encima del océano de nubes, cerca de los dioses.
Un vino sin maquillaje, irresistible como un pecado terrenal, recuerda palabras de aquel “selfmademan” que me parecen dulces como la miel, despierta recuerdos sagrados que guardamos dentro del corazón, como de aquel día de albaricoques recién cogidos del árbol bajo el monte de Ararat.
Para mi un buen vino es aquel que te lleva a la tierra que nace, el que te hace conectar con el espíritu de la bodega, el que te cuenta despacito, al oído, lo que es. Piedra Jurada lo consigue, me traslada a mi Isla Bonita, me entrega una sobredosis de amor.
Al probar sientes el cielo lleno de estrellas, aquel cielo que dormita tus sentidos. Percibes en la lengua la tierra rojiza ácida y arcillosa donde engendra albillo criollo rodeado de pinos, manzanos.

El vino te hace oir el silencio de la espera, sin miramientos, sin prisas. Te dejas llevar por almendrados de la isla, por aquellos largos paseos despreocupados entre las viñas con duendes, donde una brisa humedece y acaricia la piel, la tuya y la de las uvas, donde parece que todo se detiene. Con pequeños sorbos que pellizcan y que hace renacer esa pasión con la que todo es posible.

Piedra Jurada blanco 2015

Cata

Piedra Jurada sobre lías, añada 2015 Vendimia Seleccionada
D.O.La Palma / Villa Garafia
100% albillo criollo
Graduación alcohólica : 13% vol.
Es un vino sincero, no hace falta examinar sus bondades, al servir se entrega y te engancha atreviéndose con todo.
Grandioso, hace suspirar, quitarse los zapatos. Expresivo, con carácter de la joven enóloga Patricia Perdomo Hernández, se siente esa energía poderosa al probar. En la siguiente cata de su vino tinto de vendimia seleccionada les contaré más sobre ella.
De bello color dorado con miles de destellos de oro blanco, su belleza es sólida, densa, parece una exuberante mujer con un kimono de seda, con un perfume intenso que azota al principio te nubla la mente pero se vuelve eterno…. inolvidable.

fb_img_1479699129028

Viñedos Bodegas Perdomo

Con notas de cáscara de bergamota, limones caramelizados, con un punto de jengibre, laurel y nuez moscada, una pizca de eucalipto, hierbas frescas del monte con un toque de pimienta blanca y si sabe esos huesos al morder jugosos albaricoques maduros, al tragar un deje a aceitunas de kalamata pero con una frescura deliciosa. Cada sorbo más pleno que el primero se crece, untuoso, contundente en la boca y nunca termina.  Una sobredosis de pasión deslizándose por las papilas que podría sorprender en muchos maridajes.
Me viene a la cabeza para disfrutarlo  con un tajine de pollo, con limón y aceitunas servido en una cazuela redonda de barro con una tapa cónica que todos pensamos que es decorativa pero tiene otra función. Esta cazuela permite mantener el guiso jugoso y sabroso que con Piedra Jurada nos pone los ojos en blanco.
Y sin falta, algunos postres dignos de los sultanes, esas baklavas para terminar de deleitarse en la mesa.

¡Dios, esto es un orgasmo gastronómico, esto es pura vida!

*Por Rasa Strankauskaite

Esta entrada fue publicada en Gastronomía y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s