“El bouquet del miedo”, muerte entre las viñas

¿Un cocinero que escribe novela negra?  Para algunos lectores esta circunstancia puede ser motivo de recelo, pero concurren varios hechos a tener en cuenta. Primero que Xabier Gutiérrez no es un cocinillas cualquiera, lleva 25 años ejerciendo su profesión en el prestigioso restaurante Arzak. Segundo que no es un novato en esto de la escritura, tiene una veintena de libros de gastronomía publicados, y esta no es su primera incursión en la literatura porque El bouquet del miedo es la segunda entrega de una tetralogía que tiene al subcomisario  de la policía vasca Vicente Parra por protagonista, encargado en esta ocasión de desentrañar el asesinato de la enóloga Esperanza Moreno. Y por último que es psicólogo lo que le permite hacer una descripción cabal de sus personajes.

Con este bagaje Xabier Gutierrez nos ofrece una novela donde prima el desarrollo de los protagonistas, perfectamente dibujados, bien sea un cocinero estrella de la televisión, una familia propietaria de una prestigiosa bodega riojana, o un policía con cierto aire al comisario Brunetti.

Más allá de la trama de la novela que mueve la narración hasta sus últimas páginas, El bouquet del miedo, es una gozada porque nos conduce por una ciudad, Donostia, que palpamos en la novela, o asistimos una vendimia en la localidad alavesa de Laguardia. No faltan aunque sin abrumar los apuntes culinarios, no crean que hay en libro un compendio de recetas, pero la gastronomía, donde Xabier Gutierrez se siente cómodo, es parte importante de la narración.

El bouquet del miedo es una novela entretenida, divertida, perfectamente documentada, donde se sufre lo justo por la trama y se goza leyendo sobre los paisajes y los paisanajes que diría Unamuno. Resulta ideal hacerlo acompañado de una copa de buen rioja. Si además, como en mi caso, tienen a mano un corquete entre los objetos que heredó de su familia, se les dibujará una sonrisa cómplice a medida que transcurra la lectura de la novela.

A la vuelta del verano nos espera un nuevo caso del subcomisario Vicente Parra que deberá resolver el asesinato de un crítico gastronómico. Debe ser uno de los karmas soñados por los grandes chefs, ¿no creen? Esperamos impacientes.

Esta entrada fue publicada en Lecturas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s